Pensar lo venezolano: una lectura crítico-reflexiva de un horizonte en ciernes. 1- El Estado del disimulo de José Ignacio Cabrujas. Por Miguel Angel Contreras Natera

Pensar el horizonte que históricamente la tradición ha construido pasa por interrogar a los autores que consolidaron los presupuestos ontológicos de lo pensado. La pregunta que se hace el escritor José Ignacio Cabrujas cuando lo consulta la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado es sintomática de nuestro interrogar. ¿Es el Estado un esquema de disimulos? ¿Un truco legal que justifica apetencias, arbitrariedades y dominios caudillistas? Para él, la búsqueda del Mito del Dorado configuró las prácticas político-culturales de las formas urbanas e institucionales al instalarse como expresiones cotidianas el mientras tanto, el por si acaso y el más o menos. Para Cabrujas, “la historia nos habla de un país rico habitado por depredadores incapaces de otra nostalgia que no fuese el recuerdo de España. Se dice que nuestros indígenas eran tribus errantes que marchaban de un lugar a otro en busca de alimentos. Pero tan errantes como los indígenas fueron los españoles (…) Se instaló así un concepto de ciudad campamento magistralmente descrito por Francisco Herrera Luque en una de sus novelas”. El progreso simbolizado por la industria del petróleo transformó el campamento en un gran hotel donde apenas en cuanto ciudadanía (oxímoron) nos limitamos a utilizar el lugar. El Estado en permanente fracaso no logra garantizar el confort de los huéspedes en tanto es incapaz de desarrollar una fórmula capaz de administrar el Gran Hotel.

Anuncios

Fragmentos de un espejo de príncipes. Por Juan Antonio Hernández

Es muy probable que se haya roto para siempre todo vínculo entre Verdad, Belleza y Justicia. También es muy probable que nunca haya existido. Pero considera siempre la posibilidad de que la infinitud del tiempo permita, alguna vez, que lo roto o nunca enlazado pueda volver a unirse o finalmente fusionarse. No importa que esa fusión sea como la luz de un relámpago en medio de la más tremenda oscuridad. (Para seguir leyendo pulse el título)

Blog de WordPress.com.

Subir ↑