Entradas etiquetadas: Economía

Discursos sobre una falsa elección: deuda, importaciones y metabolismo en la crisis económica venezolana. Por Malfred Gerig

El debate en torno a la economía venezolana durante el año 2016 se asemejó a una elección dual como la que se le plantea a Neo en Matrix. Llegado el momento el gobierno de Venezuela debió elegir entre pagar su deuda externa en detrimento de una reducción de las importaciones que harían colisionar el consumo interno, o no sacrificar el consumo interno cayendo en un impago de la deuda. ¿Existe acaso una tercera elección? De existir ¿qué tanto dependería de pensar las cosas desde otros fundamentos desplazándonos de la matriz metafísica en la que nos encontramos clausurados?

2016 fue el primer año de un futuro donde el tema de la deuda será central para la economía venezolana, al delimitar en gran medida su relacionamiento con el mercado mundial. Antes bien, la principal limitación se ejercerá sobre la cantidad de recursos que se pueden utilizar en un plan que se proponga dejar atrás la recesión económica, planteándose una política industrial y no sólo una política monetaria.

El problema central que afronta la economía venezolana no es la restricción de sus ingresos ocasionada por la disminución de los precios del petróleo. La cuestión fundamental para la economía venezolana son sus relaciones metabólicas con el mercado mundial y sus concomitantes internas, es decir, el quid de la cuestión se encuentra en el origen de los recursos externos y en la incapacidad para adsorberlos internamente.
(Para seguir leyendo pulse el titulo)

Anuncios

Discursos sobre una falsa elección: deuda, importaciones y metabolismo en la crisis económica venezolana. Por Malfred Gerig

El debate en torno a la economía venezolana durante el año 2016 se asemejó a una elección dual como la que se le plantea a Neo en Matrix. Llegado el momento el gobierno de Venezuela debió elegir entre pagar su deuda externa en detrimento de una reducción de las importaciones que harían colisionar el consumo interno, o no sacrificar el consumo interno cayendo en un impago de la deuda. ¿Existe acaso una tercera elección? De existir ¿qué tanto dependería de pensar las cosas desde otros fundamentos desplazándonos de la matriz metafísica en la que nos encontramos clausurados?

2016 fue el primer año de un futuro donde el tema de la deuda será central para la economía venezolana, al delimitar en gran medida su relacionamiento con el mercado mundial. Antes bien, la principal limitación se ejercerá sobre la cantidad de recursos que se pueden utilizar en un plan que se proponga dejar atrás la recesión económica, planteándose una política industrial y no sólo una política monetaria.

El problema central que afronta la economía venezolana no es la restricción de sus ingresos ocasionada por la disminución de los precios del petróleo. La cuestión fundamental para la economía venezolana son sus relaciones metabólicas con el mercado mundial y sus concomitantes internas, es decir, el quid de la cuestión se encuentra en el origen de los recursos externos y en la incapacidad para adsorberlos internamente.
(Para seguir leyendo pulse el titulo)

¿Qué hacer? Por Miguel Ángel Contreras Natera

¿Qué hacer? La respuesta a una interrogante tan acuciante pasa por presentar un conjunto de observaciones apremiantes de forma rigurosa para iluminar los tópicos fundamentales a los que nos confrontamos. La creciente demanda de pensamiento crítico susceptible de configurar las inquietudes difusas, plurales y conflictivas proporcionando instrumentos mínimos de inteligibilidad con capacidad de orientar las acciones sociales y políticas dentro de un renovado principio de esperanza es uno de los retos centrales del debate político-cultural. Es una lucha teórico política cuyos fundamentos socio-económicos se encuentran en transformación constante. A fin de cuentas, las condiciones socio-históricas y los medios socio-tecnológicos se transforman ininterrumpidamente como condición sine qua nom del capitalismo histórico, tal como lo presentaron Marx y Engels en El Manifiesto. Atender la guerra político-epistemológica pasa por enfrentar dos tópicos complementarios entre sí. Por un lado, el neodarwinismo económico de la socialdemocracia de mercado con su apelación a la libertad de la crítica como paso previo de la clausura transformativa. Y por el otro, la anatomía de la adulación que funciona como una eucaristía de conjura de la nomenclatura corporativa contra los potenciales disruptivos de cambio revolucionario.
(Para seguir leyendo pulse el titulo)

¿Qué hacer? Por Miguel Ángel Contreras Natera

¿Qué hacer? La respuesta a una interrogante tan acuciante pasa por presentar un conjunto de observaciones apremiantes de forma rigurosa para iluminar los tópicos fundamentales a los que nos confrontamos. La creciente demanda de pensamiento crítico susceptible de configurar las inquietudes difusas, plurales y conflictivas proporcionando instrumentos mínimos de inteligibilidad con capacidad de orientar las acciones sociales y políticas dentro de un renovado principio de esperanza es uno de los retos centrales del debate político-cultural. Es una lucha teórico política cuyos fundamentos socio-económicos se encuentran en transformación constante. A fin de cuentas, las condiciones socio-históricas y los medios socio-tecnológicos se transforman ininterrumpidamente como condición sine qua nom del capitalismo histórico, tal como lo presentaron Marx y Engels en El Manifiesto. Atender la guerra político-epistemológica pasa por enfrentar dos tópicos complementarios entre sí. Por un lado, el neodarwinismo económico de la socialdemocracia de mercado con su apelación a la libertad de la crítica como paso previo de la clausura transformativa. Y por el otro, la anatomía de la adulación que funciona como una eucaristía de conjura de la nomenclatura corporativa contra los potenciales disruptivos de cambio revolucionario.
(Para seguir leyendo pulse el titulo)

¿Teoría de historia económica en lugar de una teoría económica? Por Immanuel Wallerstein

En el año 1991 es publicado por primera vez Unthinking Social Science (traducido al español siete años después como Impensar las Ciencias Sociales. Los límites de los paradigmas decimonónicos, Siglo XXI editores en coedición con el CIICH de la UNAM), del sociólogo norteamericano Inmanuel Wallerstein.

Las Ciencias Sociales contemporáneas se inscriben en el proceso de deshistorización de los estudios económicos y la propensión hacia modelos econométricos sin validez real; tal es tópico del subtexto que reproducimos a continuación. Titulado “¿Teoría de historia económica en lugar de una teoría económica?”, Wallerstein esboza seis prácticas metodológicas que a su juicio nos ayudarían a desarrollar teorizaciones histórico-económicas holísticas y fundadas dentro de una realidad en constante cambio, y mediante las cuales la economía puede salir del anquilosamiento en donde la ha situado la repartición epistemológica liberal ocurrida en el siglo XIX, permitiéndonos así involucrarla en las interpretaciones de los cada vez más complejos procesos sociales. Todo esto con la intensión de tomar sus aportes para entender el rumbo del sistema histórico capitalista y atraer en lo posible a la ciencia económica hacia la sociedad alejándolas del omnímodo mercado.
(Para seguir leyendo pulse el titulo)

¿Teoría de historia económica en lugar de una teoría económica? Por Immanuel Wallerstein

En el año 1991 es publicado por primera vez Unthinking Social Science (traducido al español siete años después como Impensar las Ciencias Sociales. Los límites de los paradigmas decimonónicos, Siglo XXI editores en coedición con el CIICH de la UNAM), del sociólogo norteamericano Inmanuel Wallerstein.

Las Ciencias Sociales contemporáneas se inscriben en el proceso de deshistorización de los estudios económicos y la propensión hacia modelos econométricos sin validez real; tal es tópico del subtexto que reproducimos a continuación. Titulado “¿Teoría de historia económica en lugar de una teoría económica?”, Wallerstein esboza seis prácticas metodológicas que a su juicio nos ayudarían a desarrollar teorizaciones histórico-económicas holísticas y fundadas dentro de una realidad en constante cambio, y mediante las cuales la economía puede salir del anquilosamiento en donde la ha situado la repartición epistemológica liberal ocurrida en el siglo XIX, permitiéndonos así involucrarla en las interpretaciones de los cada vez más complejos procesos sociales. Todo esto con la intensión de tomar sus aportes para entender el rumbo del sistema histórico capitalista y atraer en lo posible a la ciencia económica hacia la sociedad alejándolas del omnímodo mercado.
(Para seguir leyendo pulse el titulo)