Pensar lo venezolano: una lectura crítico-reflexiva de un horizonte en ciernes. 1- El Estado del disimulo de José Ignacio Cabrujas. Por Miguel Angel Contreras Natera

Pensar el horizonte que históricamente la tradición ha construido pasa por interrogar a los autores que consolidaron los presupuestos ontológicos de lo pensado. La pregunta que se hace el escritor José Ignacio Cabrujas cuando lo consulta la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado es sintomática de nuestro interrogar. ¿Es el Estado un esquema de disimulos? ¿Un truco legal que justifica apetencias, arbitrariedades y dominios caudillistas? Para él, la búsqueda del Mito del Dorado configuró las prácticas político-culturales de las formas urbanas e institucionales al instalarse como expresiones cotidianas el mientras tanto, el por si acaso y el más o menos. Para Cabrujas, “la historia nos habla de un país rico habitado por depredadores incapaces de otra nostalgia que no fuese el recuerdo de España. Se dice que nuestros indígenas eran tribus errantes que marchaban de un lugar a otro en busca de alimentos. Pero tan errantes como los indígenas fueron los españoles (…) Se instaló así un concepto de ciudad campamento magistralmente descrito por Francisco Herrera Luque en una de sus novelas”. El progreso simbolizado por la industria del petróleo transformó el campamento en un gran hotel donde apenas en cuanto ciudadanía (oxímoron) nos limitamos a utilizar el lugar. El Estado en permanente fracaso no logra garantizar el confort de los huéspedes en tanto es incapaz de desarrollar una fórmula capaz de administrar el Gran Hotel.

Anuncios

Seguridad, estrategias y colonización de los imaginarios sociales: El Pentágono, la NSA y Hollywood contra el mundo. Por Miguel Ángel Contreras Natera

La relación entre cine, televisión y política reúne tres señales distintivas de la materialidad de la cultura en cuanto vincula la producción estética, las innovaciones tecnológicas y la institución social. Y es está relación donde se sintetizan las verdades secretas en cuanto síntoma de lo que Jean Paul Sartre habría llamado la neurosis objetiva. El flujo total sin interrupción de contenidos que tiene como operadores anafóricos al cine, la televisión, el ordenador y el teléfono condena a la obsolescencia, la distancia crítica. En términos de Greg Lukács, la objetualización del mundo bloquea su propia teorización al convertirse en teoría por derecho propio. La estrategia mediática contra el aburrimiento como patología urbana de la modernidad supone enfrentar las situaciones de parálisis de las audiencias mediante la espectacularización de la vida en un flujo sin fin de anuncios, contenidos y situaciones. El tiempo se compartimenta en ciclos cortos donde la experiencia humana se reduce a las pequeñas historias de los video-clips, las propagandas y los tweets que condensan con toda su sobrecarga informativa la característica medular del capitalismo cognitivo. Este desafío crítico supone movilizar los instrumentos conceptuales para asimilar la ampliación imperialista de está triada cultural. (Para seguir leyendo pulse el título)

Tarde de perros. Por Miguel Ángel Contreras Natera

En Tarde de Perros (Dog day afternoon, 1975) la negociación pública es salvaguardar la vida de Sonny por su obvia simpatía. Su capacidad teatralizada de reunir en su persona los dramas individuales, colectivos y sociales de la multitud en correspondencia con la prensa amarillista lo autonomizan del acto fallido. Y la negociación de Sonny con la policía es salvar su vida. Inclusive, a costa de la vida de Salvatore. En este drama ético, Salvatore es el único inocente en tanto acompaña a Sonny a un acto que tiene como único beneficiario a su amigo delincuente. ¿Qué lleva a la policía a salvaguardar a uno y no a otro? ¿Por qué se planifica el homicidio de Salvatore en estricta complacencia con Sonny? El amarillismo mediático impide una solución negociada de ganar ganar en tanto la espectacularización liberal condena y conjura simultáneamente. Condena a la muerte a uno (Salvatore) en la medida que conjura la responsabilidad de otro (Sonny). Los medios son la expresión fenoménica de los actos o por el contrario vectores de intereses corporativos que plantean salidas a unos y no a otros. El juego de sombras que oscurece el fracaso del acto lo va rodeando de una pesada nube que privatiza la negociación en la medida en que la verdad queda encriptada como una mentira noble. (Para seguir leyendo pulse el título)

Pensar desde el exilio en San Casciano. A propósito de los “Fragmentos de un espejo de Príncipes”. Por Miguel Angel Contreras Natera

Estas notas deben entenderse como un diálogo entre ausentes mediada por un manuscrito apócrifo sobre la política desde la penetrante mirada de Jano. La primera interrogante que surge es sobre la forma por sentencias que adopta la escritura de este texto ¿Son claves esotéricas las que guían las sentencias? El autor nos señala varios caminos cargados de símbolos, metáforas, secretos que dibujan un escribir entre líneas. Y simultáneamente, en su franqueza habitual (parresia) destruye las cándidas construcciones –cual castillos de naipes- del liberalismo. En la opacidad de la corte, donde el juego de sombras acecha, se construyen nuevos arreglos enunciativos en las ruinas de una civilización derruida. Antes al contrario, la grandeza, el destino y la gloria necesitan insuflarse de las energías libidinales de la emancipación. La fortuna nos es esquiva. Aunque el coraje es necesario, urgente y apremiante en este inquietante momento de agobio, la solicitud de pensar contra las neutralizaciones nos fuerza a recuperar, a pensar y vivir el momento de la política. (Para leer completo pulse el titulo)

Las guerras de interpretación en la Venezuela contemporánea: Laboratorio colectivo y disputa epistémica-política. Por Miguel Ángel Contreras Natera

El documento Mirar a Venezuela, más allá de la polarización suscrito por intelectuales de prestigio local, regional y global en uno de sus párrafos dice “el principal responsable de la situación en Venezuela –en tanto garante de los derechos fundamentales- es el Estado en manos de las actuales autoridades gubernamentales”. El punto central de la interrogación no es cuestionar su afirmación sobre la situación en Venezuela. Es por el contrario, mostrar la ausencia de reflexión crítica, solidaria y comprometida sobre el Estado realmente existente en Colombia, México y Honduras, entre otros Estados-nación donde se manifiestan con violencia histórica conflictos armados, falsos positivos, terror de Estado que ponen en cuestión las preocupaciones centrales de un documento centrado en una visión liberal y normativa de la democracia en la región. Pero, sobre todo, a riesgo de generalizar tienden a sobre interpretar la experiencia venezolana en la misma medida que sub-interpretan la globalidad de los conflictos en la región. Obviamente, es una toma de partido que se disculpa de sus exclusiones éticas y heurísticas en la medida que dice “como intelectuales de izquierda, tampoco desconocemos la realidad geopolítica regional y global”. Esta realidad estructural, compleja y cambiante no precisa de circunstanciales tomas de partido sino del compromiso militante con la posibilidad de construir ese otro mundo posible. (Para seguir leyendo pulse el título)

La construcción democrática de la paz en Venezuela. Por Miguel Ángel Contreras Natera

El conflicto político es intrínseco a las sociedades humanas en cuanto constatación fáctica de las pluralidades político-culturales que la atraviesan. Justamente, la construcción de un orden deseable, sólo es posible asumiendo la conflictividad constitutiva de la experiencia humana. Y en este tópico crucial, precisamos avanzar en la construcción social orientada por el reclamo ético de la comunidad que somos. La comunidad es lugar y resultado de la lucha por el reconocimiento. Individuo y comunidad no son entidades antagónicas sino momentos mutuamente constitutivos de las sociedades humanas. Porque la comunidad no es distinta de la comunicación de las singularidades, no es un ser común es un ser en común. (Para seguir leyendo pulse el título)

Comunicación política, posverdad y guerra. Por Miguel Ángel Contreras

La pluralización de las formas de representación mediática consecuencia directa de la intensificación de la innovación tecnológica en el campo de las comunicaciones ha implicado la emergencia de una nueva gestalt en materia de la comunicación política. Se imponen las paralogías en tanto el consenso no es más que un estado de la discusión y no su fin. La verdad se volatiliza completamente. El surgimiento de la idea de la posverdad se inscribe en este doble registro: a) pluralización y relativización de las fuentes; y b) espectacularización y simulacros de los hechos. Y ambas tienen en las redes sociales su dispositivo de circulación global con sus concomitantes sentido de clase. El punto donde se condensa en sus dramáticas consecuencias la posverdad, es en la Guerra. Indudablemente, la retórica siempre ha formado parte constitutiva de la política. No necesariamente es su sustituta. La posverdad como mentira –y sus peligrosas estrategias performativas de apelación a las emociones- no puede autonomizarse de la factualidad del mundo. En el debate cotidiano la mentira como instancia regulativa puede convertirse en un detonante de la guerra civil. Por ello, es en esa cotidianidad donde se confrontan las estrategias retóricas de la profunda pugnacidad política en Venezuela (Para seguir leyendo pulse el título)

¿Qué es el Post-Progresismo? Una perspectiva crítica sobre el fin de ciclo. Por Miguel Ángel Contreras Natera

El reciente debate iniciado en el portal REBELIÓN con los sendos artículos de Massimo Modonesi y Maristella Svampa con su Post-Progresismo y horizontes emancipatorios, y el de Atilio Boron y Paula Klachko Sobre el Post-Progresismo en América Latina: aportes para un debate, representan una oportunidad ineludible para pensar las consecuencias teórico-prácticas del debate político-regional. (Para seguir leyendo pulse el título)

El retorno de la Fruit Company. Por Miguel Ángel Contreras Natera

La restauración conservadora que nos retrotrae a 1850 pretende enmascarar los intereses del capital en un parlamentarismo de fachada que fortalece las nuevas formas de intervención imperial. El famoso corolario Onley sobre la soberanía irrestricta y sin límites de los Estados Unidos es restituido en Brasil al subordinarse las elites económicas nacionales a los designios de Washington. La UNASUR, como espacio político y de defensa de la integración regional, permanece en silencio absoluto frente al Golpe de Estado parlamentario. Convirtiendo la sobreexposición (Venezuela) y el silencio (Brasil) en una estrategia de visibilidad selectiva. La discrecionalidad política-discursiva de las instituciones multilaterales forma parte del guión procedimental de intervención imperial. La prensa reproduce el estado de ánimo del capital al mismo tiempo que establece una cartografía de la intervención regional. Las piezas de una opereta se despliegan al unísono del presupuesto procedimental de intervención. Los parlamentos se convierten en los nuevos depositarios de la fe del capital. (Para seguir leyendo pulse el título)

La restauración conservadora. Por Miguel Angel Contreras Natera

En la actualidad, como consecuencia del entrecruzamiento de la explosión de la burbuja hipotecaria de 2008 y la readecuación geopolítica de los Estados Unidos en la región, el proceso de integración regional se encuentra atravesado por lógicas centrifugas de carácter neoliberal que socavan los avances sociales, políticos y económicos de los últimos años. La postura de Barack Obama de olvidar el pasado se inscribe dentro de una estrategia de Seguridad y Defensa de recuperar a América Latina como área de influencia natural (Doctrina Monroe) consecuencia de las profundas transformaciones de los últimos veinte años. Ciertamente, los efectos geoeconómicos y geopolíticos de este giro programático han permitido la cimentación de una estrategia de doble propósito. Por un lado, la irrupción de una agenda económica neoliberal con sus representaciones mercantilizadas de la realidad. Por el otro, la emergencia de arquitecturas políticas soportadas en una nueva variedad de intervención colonial con los denominados golpes blandos (Honduras, Paraguay y Brasil). Fundamentados en la idea mecánica de equilibrio de poderes se desarrollan formas inéditas del neoliberalismo disciplinario en la región. Pero, sobre todo, incluyen expresamente el recurso de la fuerza entre los plausibles resultados del colonialismo político. La crisis de la institucionalidad democrática en tanto equilibrio de poderes se evidencia en las tensiones entre los parlamentos y el ejecutivo. El peligro inmanente de esta nueva modalidad de golpe de Estado es la tentación de los parlamentos latinoamericanos en convertirse en ejecutores de políticas en contraposición a su rol legislativo. Este formalismo cimentado en la fraseología liberal disfraza el golpe de Estado del capital en la misma medida que evidencia la crisis del parlamento como institución garante del debate público. (Para seguir leyendo pulse el título)

¿Qué hacer? Por Miguel Ángel Contreras Natera

¿Qué hacer? La respuesta a una interrogante tan acuciante pasa por presentar un conjunto de observaciones apremiantes de forma rigurosa para iluminar los tópicos fundamentales a los que nos confrontamos. La creciente demanda de pensamiento crítico susceptible de configurar las inquietudes difusas, plurales y conflictivas proporcionando instrumentos mínimos de inteligibilidad con capacidad de orientar las acciones sociales y políticas dentro de un renovado principio de esperanza es uno de los retos centrales del debate político-cultural. Es una lucha teórico política cuyos fundamentos socio-económicos se encuentran en transformación constante. A fin de cuentas, las condiciones socio-históricas y los medios socio-tecnológicos se transforman ininterrumpidamente como condición sine qua nom del capitalismo histórico, tal como lo presentaron Marx y Engels en El Manifiesto. Atender la guerra político-epistemológica pasa por enfrentar dos tópicos complementarios entre sí. Por un lado, el neodarwinismo económico de la socialdemocracia de mercado con su apelación a la libertad de la crítica como paso previo de la clausura transformativa. Y por el otro, la anatomía de la adulación que funciona como una eucaristía de conjura de la nomenclatura corporativa contra los potenciales disruptivos de cambio revolucionario. (Para seguir leyendo pulse el titulo)

Presentación de “Otro modo del ser o más allá del euroccidentalismo” en FILVEN 2015

Caracas. En el marco de 11va Feria Internacional del Libro de Venezuela 2015 (FILVEN), fue presentado el miércoles 18 de marzo de 2015 en Caracas el libro Otro modo del ser o más allá del euroccidentalismo (Celarg 2014), del sociólogo venezolano Miguel Ángel Contreras. La presentación estuvo a cargo de Malfred Gerig, quien comentó sus impresiones acerca de la obra y entabló una fecunda discusión con Contreras en la sala Julia de Burgos, del Teatro Teresa Carreño. Otro modo del ser, publicado por la Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG), es un agudo estudio deconstructivo de lo que Contreras denomina logos colonial moderno, esto es, las lógicas coloniales que entraña el proyecto de la modernidad euroccidental. La investigación se centra en el debate contemporáneo sobre la idea de ciudadanía y en el desafío de pensar otras formas de convivencia pos-coloniales e inclusivas. En palabras de Contreras: “Tenemos que rigurosamente construir la alternativa en el plano axiológico, en el plano material, en el plano del conocimiento”... (Para seguir leyendo pulse el titulo)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑